miércoles, 23 de julio de 2014

¿Cómo evitarás los desastres de la obsolescencia tecnológica?

Uno de los principales riesgos a los que se enfrenta cualquier empresa es ver cómo sus recursos y tecnología no están siendo reemplazados adecuadamente, viendo como el paso del tiempo y la inevitable obsolescencia de cualquier tipo de tecnología acaba perjudicando su propia actividad.


La obsolescencia tecnológica es un fenómeno al que nos enfrentamos incluso a nivel usuario; siempre estamos en la búsqueda de nuevos y mejores móviles, ordenadores que ofrezcan mejores prestaciones. Incluso la competencia en la guerra de precios que cada vez es más salvaje, ayuda a acelerar este efecto ¿Qué sucede si nos resistimos a este tipo de cambios? A nivel usuario, las repercusiones son menores. Pero si lo enfocamos desde un punto de vista profesional, el que una empresa se muestre refractaria a aceptar la obsolescencia en sus equipos como un hecho seguro, puede traducirse en costes a medio plazo y, en última instancia, a la pérdida de ventajas competitivas.

De este modo, nos enfrentamos a dos elementos que se van a dar con total seguridad: las empresas que utilizan tecnología en sus procesos diarios estarán inevitablemente insertas en mercados cada vez más competitivos y complejos, y en segundo lugar y como consecuencia directa de lo anterior, la no adaptación a los cambios tecnológicos acabarán por derrotarnos y por convertirnos en una empresa no competitiva. Un buen ejemplo de cómo hay empresas que se adaptan a los cambios tecnológicos, es el modo en que se enfrentan a la remodelación de sus telecomunicaciones: telefonía e Internet esencialmente.

Son muchas las empresas que empiezan a abandonar soluciones clásicas de telefonía fija para gestionar las llamadas. La irrupción de la telefonía móvil a supuesto un paso adelante. Gracias a herramientas como la centralita virtual, es posible ir sustituyendo la telefonía fija por la móvil. En esta misma línea, ya existen proveedores que ofrecen el servicio de Internet sin necesidad de haberlo contratado sobre una línea de teléfono fija; es lo que se conoce como adsl sin línea.

Todos estos tipos de cambios ayudan a las empresas que los adoptan a tener rendimientos más eficientes y reducir costes, empujando a las empresas que no los llevan a cabo a condicionar su posición en el futuro.

Este artículo es un aporte de la web: www.fonvirtual.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario