sábado, 27 de junio de 2015

La soledad está infravalorada

El texto que está a punto de leer refleja el profundo sentimiento del autor con respecto a la soledad. Sea prudente al sacar sus conclusiones


Carta a la señorita soledad 

Querida Sol,

El día ha sido largo sin tu compañía, paso las horas más largas de mi vida cuando no estoy contigo, cuando no te siento a mi lado. 

Puede llegar a ser irónico el cómo cuando siento tu presencia me considero menos solitario. Quizás es por el hecho de que contigo puedo ser todo lo que soy y no precisamente lo que fui ni he de llegar a ser.

Me brindas fortaleza cuando la debilidad intenta apoderarse de mi cuerpo. Me das el mejor de los consejos en mis momentos de incertidumbre.

Recuerdo que una vez susurraste a mi oído "Esto no es para ti", se sintió extraño y sin sentido pero al final me ayudó a llevar mi vida por otro rumbo. 

Eres perfecta porque me permites encontrar facetas desconocidas de mi persona. Juntos reflexionamos lo que es bueno para ambos y así llegar a una conclusión acertada sobre cualquier asunto.

No juzgas ni arremetes contra mí en los extraños senderos que tomo en mi existencia por este mundo. Al contrario, escuchas con ternura cada uno de los puntos que tengo a bien expresarte. 

Por todas estas cosas que te  he dicho, y por muchas más que no me atrevo a decir en este sitio, quiero agradecer a Dios por la bendición de tenerte, aunque sea en un ínfimo momento del día. 

Oh soledad, que sería de mi sin ti. 

AC 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario