jueves, 10 de septiembre de 2015

La música te ayuda a aprender inglés. Bailar es opcional

Es un hecho, la música tiene la capacidad de lograr efectos positivos en nuestro cerebro. Sea que la usemos para fines de entretenimiento o productivos, es innegable que escucharla ayuda a alcanzar un estado de relajación y enfoque. Pero, ¿Sabías que incluso puede ayudarte a aprender un nuevo idioma?


Así es, la música posee la particularidad de facilitar el procesamiento de información nueva de una manera más rápida y precisa, puntos que son indispensables al momento de aprender inglés (como es el caso que nos incumbe).

A continuación se detallan tres razones básicas por las cuales deberías incluir el escuchar música (si aún no lo haces) como método paralelo de estudio al tratar con el inglés:

1.- Incremento de vocabulario.


Escuchar canciones en un idioma que estás tratando de aprender enriquece tu vocabulario en gran manera al descubrir nuevas palabras aplicadas en determinado contexto según los temas tratados. 

La curiosidad de saber lo que una canción dice te va llevar a buscar las letras que la componen (Lyrics) y de ahí a investigar el significado de las mismas. Este tipo de retroalimentación asocia las palabras en nuestra memoria para retenerlas y poder usarlas cuando sean útiles en una conversación.

2.- Mejora de pronunciación.


Parece bastante obvio, no obstante es preciso mencionarlo, después de haber investigado las letras de canciones puedes darte una idea de la pronunciación adecuada de las palabras al volver a escucharla. 

En esta fase relacionas los vocablos con la acentuación que el / la cantante imprime al momento de cantar, lo cual aunado al ritmo de la música, son factores que favorecen el darte una idea de cómo articular las palabras y, a largo plazo, desarrollar una pronunciación apropiada. 

3.- Desarrollo de comprensión auditiva. 


Un estudio realizado por Dave Munger, editor de scienceseeker.org, ha demostrado que lo primero y más importante a considerar para mejorar la comprensión auditiva es identificar donde empiezan las palabras y asimismo determinar en donde terminan.

Este paso no es sólo el principal sino también el más difícil. Agregar melodía y ritmo a las oraciones expresadas en las canciones facilita al estudiante agilizar el oído con el propósito de distinguir mejor los vocablos. La música hace las palabras más diferenciables las unas de las otras. 

En fin 


El escuchar música auxilia en el aprendizaje de un idioma, como puede ser el inglés. Las explicaciones expuestas en este artículo demuestran que esta herramienta es valiosa en la consecución de este objetivo e incluso puede resultar una forma divertida que a su vez estimula la motivación del estudiante.

Exhortó a todos los profesores de idiomas a idear y aplicar técnicas de enseñanza del inglés utilizando la música como medio entretenido en las aulas. En su momento publiqué un artículo en el que cierta educadora promovía el aprendizaje de verbos y adjetivos comparativos con una canción de Daft Punk, con creatividad cosas geniales se pueden realizar. 

Contenido relacionado: 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario